The Man Who Knew Too Much (1956)

“The Man Who Knew Too Much” (1956)

homem-demasiado

IMDb

música ES cine

*** Este comentario en IMDb ***

No he visto el original. Solo pequeños pedazos de material que encontré en los extras del DVD de este.

Puedo solo imaginar un motivo porque Hitchcock querría rehacer esta película, y eso es la música. En el original, él no podia contar con Herrmann. Con él, Hitch sabia que podría hacer la secuencia del Albert Hall realmente profunda. Y la escena es realmente poderosa, y totalmente apoyada en la música. Tenemos la tensión de saber lo que va a pasar, o lo que se supone. Seguimos 4 líneas: Doris Day, intentando evitar un crímen, el asesino potencial y lo que hace él, James Stewart que intenta llegar allí, comprendendo todo lo que pasa y más importante, la música en si misma, que es en verdad literalmente filmada en un dado momento (la partitura, que la cámara sigue con el desarollar de la música). Esta cuarta línea, claro, envolve las otras 3, marca el ritmo y se queda en si misma un manipulador de la narrativa ya que todo pasa bajo el sonido de la música. Este es un concepto realmente poderoso que está perfectamente construído aqui, y que es un esfuerzo coordinado de Hitchcock y Herrmann, uno de sus mejores momentos, ellos que tuvieron tantos… Mira especialmente como la música conduce las acciones de Stewart mismo cuando él no está todavia en el Albert Hall. Como la edición ayuda, ya que seguimos Stewart por los pasillos, fuera de la sala de concierto, cuando él habla a las personas y intenta encontrar su camino hasta el asesino; nosotros sentimos lo que la música nos permite sentir. Toda la secuencia es un pedazo perfecto de adecuación entre filme y música, y luego, un pedazo perfecto de creación colectiva. Vale la pena mirarlo solo por eso. Esto es, supongo, donde Coppolla sacó el poderoso final de su trilogia El Padrino, a pesar de él lo hacer allí aún más teatral (literalmente). Bueno, él estaba trabajando con una ópera italiana, de un tipo aún más artificial que otras óperas italianas.

Más adelante, tenemos otro intento de desarollar una escena conduzida por la música. En la embajada, cuando Doris Day canta para que su hijo la acompañe y su padre lo pueda encontrar. Esa escena está preparada desde el inizio, desde el momento en que el suspense era solo una promesa. Probablemente, Day fue elegida para la película precisamente porque era cantora, ya que ella no pertenece al tipo de actriz y presencia física que Hitchcock buscaba en esos días para sus películas. El pedazo “Que será será” no tiene la mitad de la fuerza de la secuencia del Albert Hall, y pierde aún más porque pasa justo después. Logicamente, el Albert Hall podría haber terminado la película, pero creo que Hitch querría que vivieramos un poco en el rescaldo de esa secuencia.

De todas formas, el resto del filme construye de forma competente el contexto del Albert Hall, si uno puede evitar preguntarse demasiadas cuestiones sobre lo que no está bien con la historia. Excepto por la escena, esto está bajo la média de Hitchcock, para mi. Pero miralo.

Mi opinión: 3/5

Este comentario en IMDb

Anuncios

0 Responses to “The Man Who Knew Too Much (1956)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Destaques

Una de las películas que mas espero; sobre un libro de Saramago, dirigido por Meirelles, con Julianne Moore. Mira Diário de Blindness, mantenido por Meirelles (en portugués)