The Private Lives of Pippa Lee (2009)

“The Private Lives of Pippa Lee” (2009)

IMDb

Temas centrales

Hay cada vez menos personas en las salas de cine hoy en día, y cada vez más filmes salindo cada semana. Mundo raro, este. En el medio de esta locura, hago apuesta en intentar adivinar cuales, entre la avalancha de filmes en catálogo, serán buenos. Algunos son opciones faciles, porque tienen personas que me interesan. Otros son pura suerte (me gusta decir intuición). Este es uno de esos. Si, tiene Robin Wright, que me impresionó en mis revisiones de Breaking and Entering (no tanto la primera vez que la vi, tengo que reescribir ese comentario). Aún asi, este fue un tiro en la oscuridad. Pero por veces el destino y alguna capacidad para predizir una experiencia se juntan. Por eso, pude ver este filme en una sesión golfa, en una sala totalmente vacía. Fue formidable. Y el filme es precisamente sobre rodear varios conceptos de solitud, de vacío espiritual, de objectivos vacíos. Este filme es un regalo precioso. Me fue dado, solo para mi, y me hizo compañia.

Tenemos aqui una vida central, la de una mujer que parece afectar las vidas de todas las personas que la rodean. Sin querer. Ella recibe lo que le pasa, no lo que quiere. Eso es de igual forma su maldición y la luz de su ser. Para representar esta mujer, la directora (también mujer), elegió una mujer joven y interesante, Lively, espejada en una persona muy interesante, Wright Penn, cuya más grande cualidad como intérprete esta en el como utiliza a su face. Por eso empezamos la película en su face, en gran plano extremo. Sus expresiones dicen todo que queremos saber sobre lo que su personaje esta sentindo en cada momento. Dos tipos de actuación, una externa, por Lively, otra interna y concentrada, la de Wright. Asi que eso esta en coerencia perfecta con la idea de una mujer que aparentemente se apagó de una verdadera existencia, verdadera vida, para tornarse la sombra de alguién que en un momento trágico tuvo su vida conectada a ella. Opciones sensibles.

La grande cuestión aqui podrá tener una naturaleza auto referencial. Vidas vacías implican que no se crea nada? Al final, Pippa siente el mismo tipo de frustración que su marido sentió cuando comprendió que no sería nunca un escritor. La cuestión surge por diversas veces, notablemente cuando Sam pregunta a Pippa cual es su actividad creativa, al que ella le contesta que trabaja en una tienda de ropa. En ultima análisis, la luz creativa que rodea a Pippa es ella misma, como tema, y como dínamo de las vidas que la rodean, alguién que agita y perturba. Por eso tenemos el personaje de Julianne Moore, para realzar Pippa como tema, no creadora. Por casualidad, Moore es perfecta porque ella es dificilmente una marioneta en medio de la arte en que participa. Ella siempre tiene un papel importante como creadora. Auto referencia, otra vez.

Hay la madre, enferma, viciada, y obsessionada con su hija, hay Sam, siempre enamorado, hay el personaje de Arkin, que materializa en Pippa la frustración de una existencia sin creatividad. Hay el personaje de Bellucci, ella misma una competidora por el papel central, que no resiste a ser sustituida.

Todo esto es Rebecca Miller, que escribe un libro, eventualmente como una proyección de ella misma, y extende la noción hacía un filme, personal, intuitivo. Una buena experiencia.

Mi opinión: 4/5

Este comentario en IMDb

Anuncios

0 Responses to “The Private Lives of Pippa Lee (2009)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Destaques

Una de las películas que mas espero; sobre un libro de Saramago, dirigido por Meirelles, con Julianne Moore. Mira Diário de Blindness, mantenido por Meirelles (en portugués)